Entrevista a NubeOcho

Escrito por El Bombín Cuadrado

 

Esta jovencísima editorial ha llamado la atención de los medios de comunicación y del público en general a través de su primera colección de cuentos llamada Egalité en la que a través de la diversión y la sensibilidad como base central de las historias se reclama la igualdad entre familias de diferentes tipos con unas necesidades similares a la que tenemos en cada hogar. Ya era hora de que alguien se tirara a la piscina y nos introdujese en un mundo real a través de la ficción para todos los públicos.

¿De dónde ha surgido el nombre de Nube Ocho?

Bueno, la nube nos parecía un símbolo infantil, pero también de una especie de utopía. El 8 tumbado es el infinito. 

Por otra parte en inglés la Nube Nueve es algo así como el estar en éxtasis (you're in cloud 9) La nube Ocho sería el estadio previo a ese éxtasis.

Está conformado por Luis Amavisca que eres tú mismo a cargo del diseño gráfico,Alicia Gómez y Elena Rendeiro como ilustradoras. ¿Quién se encarga de crear los story-lines ¿Cómo es el proceso creativo?

Nube Ocho me tiene a mí —Luis Amavisca— como director de contenidos, editor y coordinador del proyecto a nivel visual. Participo en el diseño gráfico y también he escrito los dos primeros cuentos de la serie egalité. Contamos con otros escritores, en breve lanzamos un cuento de José Carlos Andrés: "Mi papá es un payaso". Alicia Gómez Camus y Elena Rendeiro han ilustrado los dos primeros cuentos: "El lapicero mágico" y "La princesa Li". Y estamos ya trabajando con otros artistas para nuestras siguientes historias.

En nuestro proyecto estamos en continúa búsqueda de ilustradores y escritores. Queremos dar un enfoque social a NubeOcho, pero no tan sólo trabajaremos diversidad sexual sino otras temáticas que pronto inauguraremos. Normalmente partimos de un texto y después buscamos un artista que le de forma visual. Pero también tenemos a algún artista ya pensado y esperamos que llegue un texto que le vaya bien a su estilo.

El proyecto editorial NubeOcho es muy reciente pero ha llamado la atención de los medios de manera inmediata prácticamente. ¿Cómo surgió la idea de montar una editorial? 

En el mercado no hay muchos productos para niños que traten temas sociales o de desigualdad. Esa carencia en el mercado fue la que me animó a trabajar en ello.Los pocos casos que ya existían en las librerías no tienen siempre el enfoque debido y pensé que podíamos ofrecer algo coherente, diferente y de calidad.

¿Qué creéis que tiene de positivo y negativo el mundo de la auto-edición?

Me parece muy positivo el elegir nuestros contenidos y tener nuestro propio criterio intentando ofrecer algo nuevo. También es maravilloso trabajar con escritores e ilustradores jóvenes. Hemos trabajado con algún artista plástico de renombre, pero también trabajamos con otros no tan conocidos. Y es fantástico buscar nuevos creadores en el país y apostar por ellos. No es tan positivo el hecho de no tener tanta fuerza como las editoriales grandes para lograr posicionar nuestros productos. No es fácil que en las librerías pongan nuestros libros en puntos importantes, sino que los suelen tener un poco “escondidos”. Todavía queda mucho por hacer… Los libros para la igualdad debería ser un tipo de material que entrara en los colegios. Y de nuevo aquí lucharíamos contra las grandes editoriales que tienen cubierto (sin muchas rendijas) el material que introducen en colegios como “lecturas recomendadas”.

Por otra parte, el hecho de ser una pequeña editorial que trabaja temas sociales, conlleva una gran inversión y riesgo. No podemos hacer tiradas muy grandes y eso repercute en mayores gastos de producción, y sin embargo menores beneficios. Ahí es donde también los productos de las grandes editoriales nos sacan mucha ventaja. Pero tenemos que intentar que a las grandes les vaya sonando la temática que nosotros tratamos.

¿Dónde está localizada vuestra base de operaciones? 

Somos tres socios divididos entre Madrid, Málaga y Roma. Podríamos decir que en Madrid es donde más tiempo trabajamos juntos.

Para realizar historias para niños con atractivo además para los adultos, ¿qué es necesario desde vuestra óptica?

Creo que es fundamental la elección de una buena temática. Que sea interesante y actual. Además pienso que es necesario que el relato contenga una fuerte acción dramática. En muchos casos encontramos cuentos en los que dan datos, se explican cosas, pero "no ocurre nada". Me parece muy interesante saber aprovechar ese hilo narrativo y el culmen de la acción para dar un mensaje que vaya más allá del relato. Por otra parte, es importante lo que cuentas, pero también es muy importante cómo lo cuentas. El enfoque es fundamental para que el adulto se meta en la historia de los niños.

Ese punto de vista muchas veces falla cuando se habla a los pequeños. En realidad la forma de hablar a los adultos y a los niños es más parecida de lo que pensamos, y eso es lo que gusta a los pequeños y atrae a los grandes, ese punto de unión y comunicación entre ambos lenguajes.

¿Qué relación mantenéis con el mercado francófono? ¿Se valora como se comenta en Francia mucho más las historias ilustradas y el cómic?

Francia está mucho más avanzada en cuanto a los cuentos y álbum ilustrado. Por supuesto allí se valora mucho la creatividad y también los temas sociales. El mercado de la literatura infantil es mucho más amplio en Francia. Tenemos relación con una editorial francesa y es posible que pronto editemos algo con ellos.

NubeOcho y Égales tienen una unión significativa en la co-edición de esta primera serie de historias. ¿De dónde surge esta unión?

Comenté la idea de mis cuentos a Mili Hernández de Égales y ella me dijo que le interesaba. Yo quería crear una pequeña editorial y Mili me ayudó y animó en el proyecto para co-editar con ella la serie “Égalité”.

Las historias huyen de las clases sociales e intenta revestir las tradicionales historias de un punto progresista... Tal y como están las cosas, ¿creéis que cuando los jóvenes lectores de ahora crezcan tendrán un mundo más progresista que el que vivimos ahora o seguirá siendo ficción?

Habrá cosas que seguirán siendo ficción…  Pero yo pienso que será un mundo más progresista. 

Mi sobrino, criado en Canadá, cuando leíamos la princesa Li, no entendía que su padre el rey quisiera impedir a la princesa estar con su novia. Me preguntaba: ¿Por qué quiere que se case con un chico si ella quiere a una chica?

Lo que está claro es que los niños no ven esa frontera con la ficción. Para ellos no hay racismo o intolerancia. Los que se encargan de eso son los adultos. –Quizás porque jamás tuvieron ejemplos al respecto, quizás si se los damos contribuiremos a que la ficción se disuelva. 

La entrega en la que publicamos vuestra entrevista se titula ‘Blanco y negro’, ¿qué veis blanco o negro en vuestro entorno?

“Benita y el hada mandarina” será un relato para niños entre 6 y 10 años con ilustraciones en blanco y negro.

Bromeo. “Mi papá es un payaso” será blanco y negro con tan sólo rojo como otra tonalidad.

Fuera bromas —y publicidad hecha. Veo en nuestra trayectoria mucho color, muchos colores y mucho ánimo y ganas de mostrar eso, variedades cromáticas. 

A veces veo en blanco y negro la poca apuesta de las librerías por los productos que abogan por temas sociales.

¿Con qué cuento podríamos definir la situación social actual buscando entre los clásicos?

El libro de la Selva de Kipling.

En los cuentos ‘El lapicero mágico y ‘La princesa Li’, ¿cómo habéis decidido la línea gráfica de las ilustraciones?

En El lapicero mágico unos niños tienen un lápiz con el cual lo que dibujan se convierte en realidad. Me pareció fantástico contar con el dibujo-collage de Alicia que mezcla realidad (foto-collage) y dibujo.

La princesa Li me interesó mucho el trabajo de Elena Rendeiro y sus reflexiones sobre la “piel social”. Algo que le define como artista y la condujo a plasmarlo plásticamente a través de las pieles, las telas, o el interior y exterior de los paisajes del cuento.

¿Qué os ha de llamar la atención en las ilustraciones de un cuento? 

Que sean expresivas de una acción y de un sentimiento. Que no sean cuadros inmóviles. Que tengan coherencia de estilo entre ellas y muestren el estilo de un artista. Que ofrezcan algo diferente.

¿Manga o Disney?

¿Princesa lesbiana manga o princesa lesbiana Disney?

La primera se podría acercar más a la realidad. No veo mucho a Disney por la labor.

¿Un cuento que recordéis con cariño de vuestra niñez?

Coleta payasa, ¿Qué pasa? de Gloria Fuertes.

 

Os agradecemos muchísimo vuestra participación en nuestra sección ‘Café, copa y puro’ que sabemos que no mucho tiene que ver con la temática de esta entrevista que hemos tenido que realizar a través de internet debido a los múltiples compromisos en los que están embarcados nuestros queridos NubeOcho, pero que a todos nos han conseguido bajar los humos con esta fabulosa aportación a nuestra literatura infantil que nosotros en nuestros treinta y pico deseamos seguir también. Égalité para todos y como mucho un buen café. Muchas publicaciones queridos.

Más información en:
nubeocho.com