en portada: Manuel Galdón

Escrito por El Bombín Cuadrado

Una linea, dos líneas, siete líneas y así hasta formar un estilo. Así es el personaje de nuestra portada, y decimos personaje por que de esto sabe mucho nuestro entrevistado. Un mundo básico de líneas, ilustración y diseño.

Cuéntanos un poco el proceso creativo de la portada. 

Últimamente estoy muy interesado en el efecto que produce la mirada en el observador. En la necesidad humana de conectar y del cambio que se produce en elementos geométricos y sin vida cuando los conviertes en un lienzo repleto de personas. Parece que se transforman, que sean orgánicos, que estén vivos. Cuando te sientes observado se genera una profunda conexión entre el observador y el observado, pero para ello también es necesario hacerlo con sinceridad. También me interesa el efecto que produce el grupo, la sensación de vida que este transmite y la fuerza que tiene cuando realiza alguna actividad en sintonía con el resto. 

¿El estilo Manuel Galdón es blanco y negro? ¿Qué es para ti “blanco y negro”? 

Pues por un lado, me refleja los tiempos que estamos viviendo y por otro tiene la virtud de permitir al espectador que participe mentalmente, que coloree a su antojo la obra. 

Analógico, digital... imaginamos que has pasado por todas la etapas. ¿Qué conclusiones nos puedes contar acerca de esta innovación técnica que vivimos? 

Si te refieres a la tecnología, para mi no hay diferencia, ambos son medios para representar una idea. Lo bueno que tiene el mundo digital es que es más accesible y manipulable, ya no dependes de grandes equipos para realizar lo que te propongas. Antes, por ejemplo, dependías de unas instalaciones específicas y unos equipos muy costosos para poder realizar una pequeña animación. Mientras que con la tecnología digital uno puede crear una película en su propia casa. Permite hacer las mismas grandes obras optimizando recursos.

Muchos de tus trabajos se basan en algo tan esencial como la línea, ¿a qué se debe esto? 

Como decía, tiene que ver con mi idea de permitir al espectador participar mentalmente en la obra y permitirle recrear la composición con un color —o colores— imaginarios en base a sus propias experiencias y recuerdos, tanto conscientes como subconscientes… Supongo que ha sido una influencia de mi etapa como dibujante ya que durante mucho tiempo tuve que preparar cientos de dibujos con líneas muy precisas para que otros entintaran y colorearan. Cuando otros tienen que continuar tu trabajo quieres estar seguro de que los que te preceden van a entender con precisión lo que tu querías plasmar. Aprendes a hacer las cosas más sencillas y te das cuenta del valor de una mera línea. 

¿Cuál es tu visión del panorama en España sobre la ilustración y diseño? 

Por un lado está la parte económica, y claro, por ese lado todo parece confuso e impredecible, pero desde el punto de vista artístico, a mi me parece un buen momento. Hay algo que me preocupaba antes de adentrarnos en la tan consabida crisis y era que el mundo de la creatividad parecía estar sumido un proceso "endogámico" de creación. Parecía que los artistas únicamente se nutrían de las ideas de otros diseñadores o ilustradores. Ahora con la entrada de este nuevo orden —porque para mi esta situación es un nuevo orden y ya nada será como era antes— el artista o diseñador tiene que buscar abrir nuevas fronteras y eso siempre es aire fresco. Por lo tanto, vida para ambas disciplinas.

Muchos sois los que, por diversas razones, habéis dado el salto a la otra orilla del atlántico. En nuestras páginas también estuvo Alberto Mielgo, otro Disney. ¿Qué te lleva a realizar este cambio? ¿Por qué no ir a Francia o Bélgica por ejemplo? 

Bueno, realmente no fui a EEUU. Yo trabajaba para Disney desde Barcelona, aunque, eso si, trabajaba para todo el mundo, la mayoría de mis trabajos de han editado en muchos países. Era una de las épocas doradas de Disney y levantaron estudios de animación en Europa y Japón. En Europa había una gran infraestructura que tenía su tronco en París y desde donde se co-creaban películas como Tarzán (El personaje de Tarzán se realizaba en Burbank, California y el de Jane en Paris). Yo participaba en el proceso de realización de material de post-producción de los diferentes clásicos así como en la realización de cómics mensuales de personajes como Donald o Mickey Mouse.

De tu etapa Disney, ¿algún referente o persona que te haya marcado? 

El propio Walt Disney. A mi me parece que fue un hombre con mucha visión, que tuvo la valentía de plasmarla en el mundo real, de creer en si mismo y hacer lo que nunca antes nadie había hecho. 

Después de tantos años (21) en Disney, ¿cómo fue la salida y la transición hacia la posición en la que estás ahora? ¿Cómo surgió MAGS? 

Hay un momento en el que necesitas realización personal, expresar tus propias ideas. Empecé haciendo storyboards para agencias de publicidad y después de pasar algunas temporadas en Londres, conocí a algunos expertos en identidad corporativa. Me pareció que era un mundo que además de nutrirse de los mayores estilos y tendencias de todos los tiempos permitía conocer la psique humana y le daba un nuevo significado a las imágenes. La imagen ya no era una simple representación escenográfica sino que adquiría una fuerza emocional inmensa. Ante la gran demanda de encargos que recibía de imagen corporativa sobre el año 2005, y de forma gradual, fue ampliando mi equipo, convirtiendo así  Manuel Galdón Studio en MAGS. 

¿Siempre te interesó el diseño gráfico? 

Conscientemente no. A mi me interesan las imágenes y el diseño es una disciplina que hace uso de ellas. La vida fue llevándome hacia ello pero todo puede volver a cambiar :)

Fuera de las respuestas convencionales, ¿qué consejo daría alguien con tu trayectoria a los jóvenes ilustradores de este país para desarrollar su carrera y sus primeros pasos? 

Que se nutran de todo lo que hacen los diferentes artistas, que tengan hambre de conocimiento, que aprendan el proceso de observar, transformar la información en su mente e investigar y que tengan humildad, que si es necesario trabajen gratis —pero que trabajen—, que no se queden en casa maldiciendo el momento que estamos viviendo, porque el conocimiento que obtengan les valdrá para toda la vida.

Sabemos de tu pasada relación con Pato Donald y nos preguntamos, ¿has llegado a contabilizar cuántos patos dibujaste? 

No lo se, pero miles seguro.

¿Cómo son las pruebas para entrar en Disney? 

Cuando yo comencé debías ser capaz de dibujar y mantener el feeling de los personajes de la factoría con mucha precisión. Hoy en día todo ha cambiado. Existen cientos de opciones para trabajar en la factoría Disney. A los dibujantes yo les aconsejaría además de aprender a proyectar el feeling y de tener muchas horas de dibujo, aprender a utilizar programas de 3D.

El último libro que has leído y el que recomendarías a nuestros lectores. 

Aconsejo leer el libro: David Hockney. El gran mensaje. Conversaciones con Martin Gayford. Lo que encuentras en ese libro es muy valioso, inspirador y revelador. No digo más.

Para trabajar, ¿música o silencio? 

Ambos, depende del momento, pero cuando estoy en el proceso de creación de algo nuevo, prefiero el silencio. 

¿Qué lleva a un profesional como tú a colaborar en una humilde revista que no reporta beneficios económicos al entrevistado? 

Me parece que toda labor de divulgación sobre el diseño y el arte es imprescindible. Creo que en España nos queda todavía mucho que aprender sobre el diseño en particular y del arte en general y me parece que cualquier iniciativa que suponga conocimiento es necesaria y digna de ser apoyada.

Cuando conociste nuestro proyecto, sin tapujos... ¿qué opinaste? 

Me pareció que estabais haciendo algo especial. Como antes comentaba, me parece que el arte y la creatividad estaban viviendo en un círculo endogámico de donde era muy complicado salir. Creo que vosotros estáis fuera de dicho círculo, o al menos así lo percibo. Es muy positivo.

¿Qué te gustaría encontrar en nuestras páginas? 

Que sigáis buscando cosas diferentes, que no os quedéis en lo que está en la superficie, que apostéis por todos aquellos artistas que investigan y que aportan algo especial a la cultura. 

 

Más información en: 
www.manuelgaldon.com